Menu
Antonio Las Heras 
El Tribuno - 31 de marzo de 2024

Sartre caminaba las calles junto a jóvenes de izquierda que repartían panfletos. La policía los llevaba detenidos. Antes de una hora el mismo general Charles De Gaulle -entonces presidente de Francia- se comunicaba telefónicamente con la comisaría para ordenar la liberación del filósofo, expresando con énfasis: "íUno no pone preso a Voltaire!".

Así eran las cosas con este hombre que revolucionó la filosofía del siglo XX y cuya obra continúa vigente y siempre en agitado debate. Como él lo habría deseado, dicho sea de paso.

Jean Paul Sartre nació el 21 de junio de 1905, en La Rochelle, localidad francesa sobre el océano Atlántico. De adolescente se interesó por la filosofía y toda su vida se dedicó a ello. En su temprana juventud conoció a Simone de Beauvoir -quien también sería notable filósofa, novelista y ensayista; además de pionera del feminismo- y fue entonces cuando sellaron el pacto de que ambos serían su respectivo "amor necesario" pudiendo tener todos los "amores contingentes" que decidieran; siempre y cuando se lo contaran todo, no escondieran, ni mintieran, ni se engañaran en nada. Así vivieron todas sus respectivas existencias.

Un párrafo aparte merece, llegado a este punto, advertir que la idea de "poliamor", surgida en este siglo XXI, de años, a través de los medios masivos de difusión y ofrecida como una gran novedad, ya se practicaba en la primera mitad del siglo XX. Al menos, Sartre y Simone, y unos cuántos de sus seguidores así lo hicieron. Empero, este tipo de vínculo implicaba la exigencia de que cada uno de ambos comentara libremente al otro los vínculos que estaba manteniendo. Sin engaños. Sin mentiras. Sin tergiversaciones. Lealtad y honestidad.

Además de por la lectura de sus libros, pude discernir mejor el pensamiento sartreano a través de las enseñanzas que me otorgó el escritor y ensayista argentino Juan-Jacobo Bajarlía, sobre todo para entender bien qué es el "existencialismo".

Sobre cómo era Sartre en la vida cotidiana, sus costumbres y actividades, tuve los comentarios del hidroescultor Gyula Kosice quien había compartido numerosas jornadas durante su prolongada estadía en París.

Entre esas impresiones íntimas que sólo pueden tenerse "estando al lado", recuerdo a Kosice diciéndome: "Físicamente era feo, desagradable, pero alcanzaba con que comenzara a hablar para que -de inmediato- tuviera la atención de todos. Es más, no había mujer que no se enamorara de él".

Demos ahora la palabra a Jean-Paul Sartre.

Unos párrafos esenciales para conocer con mejor precisión su pensamiento y, en particular, el para qué de su vida.

"Pero existe una jerarquía y la jerarquía pone a la filosofía en segundo lugar y a la literatura en el primero. Deseo obtener la inmortalidad por la literatura; la filosofía es un medio para alcanzarla. Pero, para mí, la filosofía no es un valor absoluto, porque las circunstancias cambiarán y llevarán consigo cambios filosóficos. Una filosofía no es valedera para el momento, no es algo que se escriba para los contemporáneos; especula con realidades intemporales, y forzosamente será superada por otras, porque habla de la eternidad. Habla de las cosas que sobrepasan con mucho nuestro punto de vista individual de hoy; la literatura, por el contrario, hace el inventario del mundo presente, el mundo que descubrimos a través de las lecturas, de las conversaciones, de las pasiones y de los viajes. La filosofía va más lejos, considera, por ejemplo, que las pasiones de hoy son pasiones nuevas que no existían en la antigüedad; el amor...".

Lee aquí la nota completa



 

Go Back

Comments for this post have been disabled.