Menu
A través del diálogo, Sócrates planteaba preguntas que llevaran a la generación de ideas nuevas. Su método marcó la pauta del devenir dialéctico en la búsqueda de la verdad.

Héctor Hernández Álvarez
Ethic - 20 de marzo de 2024

En ocasiones se ha establecido que las mejores formas de hacer filosofía son mediante la reflexión y la escritura. No obstante, hay que recordar las enseñanzas de Aristocles, mejor conocido como Platón, quien, en sus escritos, muestra que, en el periodo clásico de la filosofía, representado principalmente por Sócrates, Platón y Aristóteles; el diálogo era muy importante.

Según se narra, Sócrates fue un personaje que hablaba continuamente con la comunidad, preguntando acerca de valores como la virtud, el amor, el bien o el mal. Lo curioso es que Sócrates admitía no saber, por eso, únicamente podía lograr que la gente reflexionara, hacerla pensar, sin darles respuestas concretas a las interrogantes que planteaba.

Este método dialéctico serviría como medio para llegar a la verdad, pero raramente se llegaba a un veredicto debido a que Sócrates solía preguntar si igualmente estarían de acuerdo con el resultado todos los hombres de la Tierra. Lo cual complicaba todavía más el asunto. Esto se puede notar de manera abundante en los diálogos de Critón, Eutifrón, Ion, Lisis, Cármides y Protágoras, por mencionar algunos.

Muchos de los diálogos son desarrollados con sofistas como interlocutores. Estos participantes se caracterizaban por autodenominarse expertos en un área, así como lucirse en el arte de la retórica y cobrar por sus conocimientos. Sócrates se limitaba a contrastar ideas con ellos y confundirlos al punto de llevarlos al hartazgo. Por lo que estos solían darle la razón sin más remedio. Pero no es que Sócrates fuese un necio; al contrario, los sofistas resultaban serlo en menor o mayor medida con sus interpretaciones sesgadas de la realidad y de la verdad. Sesgos que los mismos sofistas y sus seguidores se habían propuesto a aceptar como lo que hoy conoceríamos como dogmas o cualidades inherentes.

Lee aquí la nota completa

Go Back

Comments for this post have been disabled.