Menu
El reconocido actor llega al Alto Valle con “Quién soy yo”, su aclamado unipersonal que protagoniza y dirige. En una extensa entrevista con Diario RÍO NEGRO, habló de esta original puesta en escena y ofreció su mirada del teatro como hecho artístico.

Juan Mocciaro
Río Negro - 31 de marzo de 2024

Expulsado de la institución, un profesor universitario resuelve continuar con sus seminarios de filosofía en la clandestinidad y, vaya paradoja (o no), esos seminarios clandestinos de filosofía son un éxito. Fabián Vena da vida a este profesor tan particular que habita el unipersonal “Quién soy yo”, la obra que el reconocido actor traerá al Alto Valle el próximo fin de semana para una serie de tres funciones, este jueves, a las 22, en El Zaguán, de Plottier; el viernes, a las 21, en Casa de la Cultura, de Roca; y el sábado, a las 21, en Casino Magic, de Neuquén (abajo).

Quién soy yo es una pregunta existencial cuya respuesta damos por hecha. ¿Cómo es que no sabemos quiénes somos? ¿Pero qué pregunta es eso? “No es una pregunta que nos hagamos seguido”, dice Fabián Vena, en un momento del extenso diálogo que mantuvo con Diario RÍO NEGRO.

Y no esperemos encontrar la respuesta en esta obra, aunque se lo pregunte desde su título porque, como dirá más adelante el actor, “ni la filosofía ni el teatro dan respuestas, sino preguntas y cuanto más pensadas estén esas preguntas más filosofás porque hay algo ahí de encontrar en ese juego de pensamiento, no la verdad, como dice el profesor, sino lo verdadero y en todo caso el ejercicio es pensarlo con profundidad”.

Fabián Vena, el director y el actor

Escrita por Daniel Cúparo, Carlos La Casa, “Quién soy yo” llegó a las manos de Fabián Vena del modo en que, dice él, le llegan las obras en este trabajo: mágicamente. En un principio, la propuesta era para que la dirigiera, solo después, ya lo contará él, surgió la necesidad de que también la protagonice.

 

«Quién soy yo»: Filosofía y teatro

“Quién soy yo” es un espectáculo muy original en más de un aspecto, afirma Vena. Sobre todo, en lo que tiene que ver con la unión de la filosofía y el teatro. “Siempre me interesaron las dos cosas y después empecé a encontrar muchos puntos en común porque ni la filosofía ni el teatro dan respuestas, sino preguntas y cuanto más pensadas estén esas preguntas más filosofás porque hay algo ahí de encontrar en ese juego de pensamiento, no la verdad, como dice el profesor, sino lo verdadero y en todo caso el ejercicio es pensarlo con profundidad”.

Lee aquí la nota completa

Go Back

Comments for this post have been disabled.